¿CONSUMO PROPIO O TRÁFICO DE DROGAS?

La mayoría de los procedimientos penales sobre tráfico de drogas se mueven en el margen de lo que se considera, por la cantidad de droga intervenida, consumo propio o tráfico de drogas. Es clara la importancia de esta diferencia, ya que el consumo propio de sustancias no se considera delito y, por el contrario, si la sustancia está predispuesta para el tráfico las penas pueden oscilar entre 1 y 6 años de prisión dependiendo del tipo de sustancia. Por lo tanto, en la defensa de este tipo de procedimientos es importante conocer cual es esa línea que separa ambas conductas. 

Pues bien, el Tribunal Supremo establece que la cantidad considerada autoconsumo es la que un consumidor habitual suele adquirir para 5 días. Para ello utiliza la tabla elaborada por el Instituto Nacional de Toxicología de 2001 sobre las dosis medias de consumo diario y que han ido confirmándose en el tiempo mediante diferentes sentencias estas son:

  • Hachís: 25 gramos
  • Marihuana: 100 gramos
  • Cocaína: 7,5 gramos
  • Heroína: 3 gramos
  • LSD: 3 miligramos
  • Anfetamina: 900 miligramos
  • MDMA: 1440 miligramos

Así que, con esta interpretación cuantitativa, más de estas cantidades el tribunal entenderá que constituye un delito de tráfico de drogas.

Pero, si bien la cantidad es uno de los factores determinantes, ¿es la cantidad única condición para distinguir entre el autoconsumo o el tráfico?. La respuesta es NO. Frente a este criterio de cantidad, los tribunales pueden tener en cuenta otras circunstancias a fin de concluir si la sustancia está ordenada al autoconsumo o al tráfico, como pudieran ser; el lugar en que se encuentra, la cantidad de dinero, la existencia de elementos o instrumentos, la actitud adoptada por el mismo, su condición o no de consumidor.

Por lo tanto, si bien en la práctica habitual en los juzgados el criterio de la cantidad se aplica mayoritariamente, no debemos descuidar el resto de circunstancias que figuren en el atestado policial.

En determinadas sustancias como la cocaína o la heroína, hay otro factor clave en lo que respecta al criterio de la cantidad, y es la pureza de la sustancia, ya que la cantidad neta de sustancia tóxica, una vez analizada, es la que se tienen en cuenta para valorar esa cantidad. Ejemplo: si se interviene 50 g brutos de cocaína con una pureza del 60 %, se considera la cantidad de 30 g neta como la cantidad relevante para el criterio de la cantidad.

Pero aun hay más, el Tribunal Supremo ha establecido un margen de error en ese análisis, que debe jugar a favor del acusado en un 5%, por lo que aún se debe ajustar más esa cantidad en determinadas sustancias que en muchos casos puede determinar la existencia de delito o no.

Los delitos contra la salud pública son algunos de los que la jurisprudencia ha sido más prolífica, tanto por la cantidad de procedimientos como por las diferentes interpretaciones y circunstancias que han ido aconteciendo al paso del tiempo.

Como vemos, de forma muy resumida, son muchas las circunstancias a valorar, un buen conocimiento sobre ellas posibilita una mejor defensa que aumente las posibilidades de una resolución favorable que evite una condena por estos hechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s